Congreso de tendencias energeticas globales.

El 30 de Noviembre pasado en el auditorio de YPF, el CACME (Comité Argentino del Consejo Mundial de la Energía) presentó las conclusiones del Congreso Mundial de la Energía (WEC) realizado en Montreal en Septiembre de este año.

El seminario llamado “Tendencias Energéticas Globales” contó con la asistencia de 101 personas lo que demuestra el interés despertado siendo un específico y de escasa difusión pública.

El Presidente de CACME, Lic. Jorge Ferioli comenzó el encuentro resumiendo las conclusiones del Congreso. Luego se escuchó a dos jóvenes profesionales argentinos asistentes al encuentro de “Futuros líderes mundiales de la energía” que se hizo en forma paralela al Congreso

Demanda de energia en Argentina

Expertos de Argentina y España explicaron hoy la necesidad de “búsquedas de eficiencias en la generación y uso de energía” y de “modificar la relación entre economía y energía”, para afrontar los desafíos del crecimiento a nivel mundial, en el marco del seminario con el que se celebró el “Día Nacional de la Energía” en el Centro Argentino de Ingenieros.

Desde España, a través de una teleconferencia, Jorge Arrojo de Lamo, director de Tecnología e Innovación de la multinacional Endesa, repasó los objetivos que Europa se plantea para afrontar los requerimientos económicos y energéticos.

“Estamos en una encrucijada, tanto por la suba de precios de los hidrocarburos, que por muchos años seguirán siendo la principal fuente de generación, como por la mayor sensibilidad social al cambio climático”, indicó.

De Lamo evaluó que las principales acciones que encaran los gobiernos y empresas europeas pasan por la búsqueda de eficiencias en la generación y uso de energías; el desarrollo de fuentes renovables; y por los procesos de captura y secuestro de carbono (CCS, según la sigla en inglés).

“El esfuerzo a realizar en los próximos años para atender el consumo es enorme: habría por ejemplo que multiplicar por 700 la cantidad de paneles fotovoltaicos y ocupar a tal fin 2 millones de hectáreas; instalar un millón de generadores de energía eólica; o hacer que la totalidad de los automovilistas reduzcan su consumo a la mitad”, dramatizó el ejecutivo español.

Como alternativa, De Lamo reseñó los avances tecnológicos hoy disponibles, muchos a nivel experimental, para ahorrar recursos fósiles (petróleo, gas y carbón).

Esos progresos, concluyó el experto, permiten además impulsar energías limpias (como las fuentes eólicas off shore sobre plataformas submarinas, y los desarrollos con el hidrógeno); así como capturar, transportar y almacenar carbono.

Por su parte, Sebastián Bigorrito, director del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sustentable, señaló los “desafíos que se presentan a las empresas en ese escenario”.

“Es imprescindible desenergizar la economía y conseguir que se reduzca por lo menos a la mitad la cantidad de energía consumida por cada punto de producto bruto interno”, reclamó.

En tanto, Jorge Ferioli, titular del comité argentino del World Energy Council, dijo que “de persistir este nivel de precios del petróleo, la economía mundial está a las puertas de sufrir el tercer shock energético de la historia”.

A modo de ejemplo dijo que generalizar el consumo energético por habitante que hoy tiene Polonia, requeriría duplicar la generación; y si se quiere llegar al nivel de Rusia, la oferta actual tendría que triplicarse.

A su turno, Jorge Castro, del Instituto de Planeamiento Estratégico, remarcó las “tendencias estructurales y de largo plazo” del crecimiento económico mundial. “Este rumbo, asentado en la mayor productividad de Estados Unidos y el nuevo rol de los países emergentes, con China e India a la cabeza, se mantendrá por décadas”, vaticinó.

Castro señaló que “ese crecimiento incontenible repercutirá en el calentamiento global si no se logra desacoplar la expansión económica de la demanda de energías contaminantes”.

Eficiencia de la red eléctrica argentina

De acuerdo a un estudio elaborado por el Centro de Estudios Económicos de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), la infraestructura de distribución eléctrica instalada en la Argentina se encuentra entre las más eficientes de Sudamérica. Según el estudio, Argentina pierde solo un 13% de la electricidad que consume; solo Chile y Perú presentan niveles de eficiencia más elevados. El nivel de eficiencia de Chile es del 8% y el de Perú del 10%.

Los estados con peores rendimientos en el rubro son Paraguay (33%), Venezuela (22%), Uruguay (20%), Ecuador (20%), Colombia (20%) y Bolivia (14%).

Brasil por su parte no presenta datos desglosados, aunque según la Agencia Internacional de Energía (AIE), su porcentaje de pérdidas oscilaría en torno a un 18%.

A criterio de Jorge Ferioli, presidente del Comité Argentino del Congreso Mundial de la Energía (WEC, según su sigla en inglés), el buen desempeño nacional en términos de eficiencia eléctrica no constituye un dato menor. “Es vital explorar lo que todos damos por sentado y recoger aquellas situaciones que realmente suponen una mejora; un avance pequeño o grande en el manejo de lo que ya está en funcionamiento”, destacó.

A decir de Eduardo Felippo, vicepresidente de la UIP, los altos índices de pérdida que se verifican en las redes relevadas demuestran la ineficiente infraestructura que posee el sector energético a escala regional. “Ante este escenario es preciso repensar la estrategia de cada país. Y diversificar eficientemente las distintas matrices es un objetivo que no podrá lograrse sin grandes inversiones en materia de infraestructura”, aseguró.

A su entender, el caso paraguayo es particularmente preocupante. “Necesitamos, cuanto antes, una política energética claramente definida que esté a tono con lineamientos precisos a nivel industrial y ambiental”, señaló.

En Paraguay, las pérdidas totales (técnicas y no técnicas) en el consumo interno equivalen a 2.709 gigawatts por hora (GWh). En otras palabras, se trata de un volumen energético que supera a la demanda eléctrica del segmento industrial, la cual ronda los 1.463 GWh.

El país con mayores pérdidas cuantitativas es Venezuela (24.028 GWh), aunque esa cifra implica una menor proporción en el consumo. La red eléctrica argentina, en tanto, pierde unos 15.026 GWh.

Ledema negocia por productora de pomelo

Ledesma, el centenario grupo empresario de la familia Blaquier más conocido por su ingenio azucarero en Jujuy, el mayor del país, le informó ayer a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que está negociando comprar Citrusalta, una citrícola de la provincia vecina. El monto, según Ledesma, sería de 4,5 millones a u$s 5,5 millones.

De concretarse la operación, algo que varios dan por descontado y se confirmará en las próximas semanas, el grupo jujeño, cuyo negocio central es la producción de azúcar y papel para impresión y escritura, pegará un salto en la actividad frutícola: ya no sólo será el mayor productor y exportador de naranjas del país, sino también de pomelos, dicen en la empresa.

La compra también elevará sustantivamente las hectáreas con cítricos de Ledesma, que hoy rondan las 2.000 (cerca del 90% con naranjas). Citrusalta aportará otras 650 plantadas, de las 800 totales. Y sumará las marcas de fruta Citrusalta y Natus, a Ledesma y Calilegua.

Además, la firma salteña tiene, como su compradora, un vivero (que genera los plantines) y una planta de empaque. Lo que no tiene, es una planta de jugos. Por ello, ahora los pomelos de aspecto desfavorecido como para ser vendidos como fruta fresca podrán ser aprovechados para elaborar jugo concentrado, que compran las fabricantes de refrescos como Coca-Cola, Pepsi o Danone. De allí que la operación implica para Ledesma no una integración horizontal y también vertical.

Además, las empresas están próximas: el complejo de los Blaquier se encuentra en la localidad jujeña de Libertador General San Martín, 70 kilómetros al sur de la salteña Colonia Santa Rosa donde se ubica Citrusalta, que tiene 100 empleados y otros 300 temporarios.

Citrusalta pertenece a Jorge Ferioli, que fue director de la Petrolera San Jorge desde 1978 y ejerció su presidencia ejecutiva desde 1992, desde donde condujo la venta de la firma a la estadounidense Chevron, hace justo diez años. El empresario, yerno de uno de los fundadores de esa empresa, Egon Ostry, fue también presidente del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG), y miembro de gremiales empresarias como el Consejo Empresario Argentino (CEA), la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), entre otros cargos que ocupó.

Ledesma busca incrementar sus exportaciones de cítricos (que el último ejercicio tuvieron un volumen de 46.000 toneladas, dos tercios de sus ventas), como negocio en sí y para fidelizar clientes, que son básicamente los mismos para pomelo y naranja, con la Unión Europea en primer lugar.

El último ejercicio anual, que cerró en mayo pasado, la empresa facturó $ 1.852 millones, con más de 7.000 empleados. Además de azúcar, papel y cítricos, la empresa produce jarabes y alcohol, productos agropecuarios, gas y energía.