Los famosos filantropos argentinos

El ranking de los grandes donantes lo encabeza el empresario petrolero Jorge Ferioli. “En el otro extremo, casi 3000 personas aportan un peso por mes -dice Prins-, lo que muestra que incluso quienes tienen menos recursos también pueden colaborar.” El promedio de edad de los donantes ronda los 35 años (el 51% son mujeres y el 49%, varones), y el de donaciones medianas y pequeñas se acerca a los siete pesos.”Como dice nuestra vocera, China Zorrilla, «Hasta un jubilado puede donar tres pesos por mes y sentir, como Rockefeller, que logra un avance contra el cáncer»”, comenta Prins.

VIsita a un Premio Nobel

El año pasado, Steinman y Mordoh se vieron por última vez en Lugano (Suiza). Mordoh le explicó los avances de la vacuna terapéutica contra el melanoma (el más grave cáncer de piel), con células dendríticas. Tras pruebas exitosas en animales y pacientes en las que Steinman colaboró, en 2009 se había iniciado la fase final de experimentación sobre 108 pacientes. En muy pocos años, cuando culmine este ensayo clínico, la Argentina podría generar una terapéutica contra el melanoma, que carece de una medicina eficaz.

Cuando visité a Steinman me impresionaron su sencillez y calidad humana. Recuerdo que se quejaba, pues no avanzaba como quería por falta de recursos. Me preguntó cómo hacíamos en la Argentina. Le expliqué que la Fundación Sales sostiene desde 1988 el trabajo de Mordoh gracias a pequeños donantes -ya son más de 65.000- y a personas que menciono como ejemplos por su sensibilidad hacia la ciencia: Jorge Ferioli, Raquel Oddone de Ostry, Silvia, Patricia y Emilse Ostry, una familia que dona costosos equipos. Expliqué a Steinman que otro premio Nobel argentino, César Milstein, nos dio la idea en 1991 de interesar al ciudadano común en la investigación del cáncer, como se hacía en Gran Bretaña, donde él vivía.

En 2007 Steinman nos ayudó en una campaña de captación de fondos en los Estados Unidos y otras partes del mundo a través de Help Argentina, entidad norteamericana que canaliza donaciones para el país. En ella, él decía que Mordoh y su equipo “están realizando aportes significativos en este campo” y que merecían apoyo.

El espíritu de colaboración de Ralph Steinman fue más allá de lo científico. Por ello le estamos doblemente agradecidos.

Eficiencia de la red eléctrica argentina

De acuerdo a un estudio elaborado por el Centro de Estudios Económicos de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), la infraestructura de distribución eléctrica instalada en la Argentina se encuentra entre las más eficientes de Sudamérica. Según el estudio, Argentina pierde solo un 13% de la electricidad que consume; solo Chile y Perú presentan niveles de eficiencia más elevados. El nivel de eficiencia de Chile es del 8% y el de Perú del 10%.

Los estados con peores rendimientos en el rubro son Paraguay (33%), Venezuela (22%), Uruguay (20%), Ecuador (20%), Colombia (20%) y Bolivia (14%).

Brasil por su parte no presenta datos desglosados, aunque según la Agencia Internacional de Energía (AIE), su porcentaje de pérdidas oscilaría en torno a un 18%.

A criterio de Jorge Ferioli, presidente del Comité Argentino del Congreso Mundial de la Energía (WEC, según su sigla en inglés), el buen desempeño nacional en términos de eficiencia eléctrica no constituye un dato menor. “Es vital explorar lo que todos damos por sentado y recoger aquellas situaciones que realmente suponen una mejora; un avance pequeño o grande en el manejo de lo que ya está en funcionamiento”, destacó.

A decir de Eduardo Felippo, vicepresidente de la UIP, los altos índices de pérdida que se verifican en las redes relevadas demuestran la ineficiente infraestructura que posee el sector energético a escala regional. “Ante este escenario es preciso repensar la estrategia de cada país. Y diversificar eficientemente las distintas matrices es un objetivo que no podrá lograrse sin grandes inversiones en materia de infraestructura”, aseguró.

A su entender, el caso paraguayo es particularmente preocupante. “Necesitamos, cuanto antes, una política energética claramente definida que esté a tono con lineamientos precisos a nivel industrial y ambiental”, señaló.

En Paraguay, las pérdidas totales (técnicas y no técnicas) en el consumo interno equivalen a 2.709 gigawatts por hora (GWh). En otras palabras, se trata de un volumen energético que supera a la demanda eléctrica del segmento industrial, la cual ronda los 1.463 GWh.

El país con mayores pérdidas cuantitativas es Venezuela (24.028 GWh), aunque esa cifra implica una menor proporción en el consumo. La red eléctrica argentina, en tanto, pierde unos 15.026 GWh.

Ledema negocia por productora de pomelo

Ledesma, el centenario grupo empresario de la familia Blaquier más conocido por su ingenio azucarero en Jujuy, el mayor del país, le informó ayer a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que está negociando comprar Citrusalta, una citrícola de la provincia vecina. El monto, según Ledesma, sería de 4,5 millones a u$s 5,5 millones.

De concretarse la operación, algo que varios dan por descontado y se confirmará en las próximas semanas, el grupo jujeño, cuyo negocio central es la producción de azúcar y papel para impresión y escritura, pegará un salto en la actividad frutícola: ya no sólo será el mayor productor y exportador de naranjas del país, sino también de pomelos, dicen en la empresa.

La compra también elevará sustantivamente las hectáreas con cítricos de Ledesma, que hoy rondan las 2.000 (cerca del 90% con naranjas). Citrusalta aportará otras 650 plantadas, de las 800 totales. Y sumará las marcas de fruta Citrusalta y Natus, a Ledesma y Calilegua.

Además, la firma salteña tiene, como su compradora, un vivero (que genera los plantines) y una planta de empaque. Lo que no tiene, es una planta de jugos. Por ello, ahora los pomelos de aspecto desfavorecido como para ser vendidos como fruta fresca podrán ser aprovechados para elaborar jugo concentrado, que compran las fabricantes de refrescos como Coca-Cola, Pepsi o Danone. De allí que la operación implica para Ledesma no una integración horizontal y también vertical.

Además, las empresas están próximas: el complejo de los Blaquier se encuentra en la localidad jujeña de Libertador General San Martín, 70 kilómetros al sur de la salteña Colonia Santa Rosa donde se ubica Citrusalta, que tiene 100 empleados y otros 300 temporarios.

Citrusalta pertenece a Jorge Ferioli, que fue director de la Petrolera San Jorge desde 1978 y ejerció su presidencia ejecutiva desde 1992, desde donde condujo la venta de la firma a la estadounidense Chevron, hace justo diez años. El empresario, yerno de uno de los fundadores de esa empresa, Egon Ostry, fue también presidente del Instituto Argentino del Petróleo y del Gas (IAPG), y miembro de gremiales empresarias como el Consejo Empresario Argentino (CEA), la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), entre otros cargos que ocupó.

Ledesma busca incrementar sus exportaciones de cítricos (que el último ejercicio tuvieron un volumen de 46.000 toneladas, dos tercios de sus ventas), como negocio en sí y para fidelizar clientes, que son básicamente los mismos para pomelo y naranja, con la Unión Europea en primer lugar.

El último ejercicio anual, que cerró en mayo pasado, la empresa facturó $ 1.852 millones, con más de 7.000 empleados. Además de azúcar, papel y cítricos, la empresa produce jarabes y alcohol, productos agropecuarios, gas y energía.

Lucha contra el cancer de mama

La Dra.Claudia Lanari (1) Necesita completar un Microscopio Confocal, para luchar contra el Cáncer de Mama.El Microscopio me permitirá conocer mejor los mecanismos por los cuales las células proliferan. Ello me posibilitará diseñar nuevas terapéuticas.Gracias a las donaciones de Jorge Ferioli, Raquel Oddone de Ostry, Patricia Ostry, Silvia Ostry y Emilse Ostry ya adquirimos la primera parte del Microscopio, que facilita ver con alta resolución la organización de las células en los tejidos y caracterizarlas morfológicamente para compararlas entre si.

Es una herramienta imprescindible para el estudio de las células.
Pero necesitamos completarla.

El Microscopio actual tiene dos láseres, por lo que estamos limitados a ver una sola proteína y una organela, o dos proteínas solamente, una de color rojo y otra de color verde.

Por la sofisticación tecnológica y la complejidad de los sistemas biológicos, es vital incorporar un tercer láser o color, lo que permitirá ver la interacción entre tres proteínas, o dos proteínas y las organelas subcelulares.

Esto nos ayudará a comprender mejor los mecanismos que conducen al crecimiento celular e impedir que ocurran.