VIsita a un Premio Nobel

El año pasado, Steinman y Mordoh se vieron por última vez en Lugano (Suiza). Mordoh le explicó los avances de la vacuna terapéutica contra el melanoma (el más grave cáncer de piel), con células dendríticas. Tras pruebas exitosas en animales y pacientes en las que Steinman colaboró, en 2009 se había iniciado la fase final de experimentación sobre 108 pacientes. En muy pocos años, cuando culmine este ensayo clínico, la Argentina podría generar una terapéutica contra el melanoma, que carece de una medicina eficaz.

Cuando visité a Steinman me impresionaron su sencillez y calidad humana. Recuerdo que se quejaba, pues no avanzaba como quería por falta de recursos. Me preguntó cómo hacíamos en la Argentina. Le expliqué que la Fundación Sales sostiene desde 1988 el trabajo de Mordoh gracias a pequeños donantes -ya son más de 65.000- y a personas que menciono como ejemplos por su sensibilidad hacia la ciencia: Jorge Ferioli, Raquel Oddone de Ostry, Silvia, Patricia y Emilse Ostry, una familia que dona costosos equipos. Expliqué a Steinman que otro premio Nobel argentino, César Milstein, nos dio la idea en 1991 de interesar al ciudadano común en la investigación del cáncer, como se hacía en Gran Bretaña, donde él vivía.

En 2007 Steinman nos ayudó en una campaña de captación de fondos en los Estados Unidos y otras partes del mundo a través de Help Argentina, entidad norteamericana que canaliza donaciones para el país. En ella, él decía que Mordoh y su equipo “están realizando aportes significativos en este campo” y que merecían apoyo.

El espíritu de colaboración de Ralph Steinman fue más allá de lo científico. Por ello le estamos doblemente agradecidos.

Los comentarios están cerrados.